El Refugio del Ocio y de los Ociosos

Cine en Casa: Confesiones de una Mente Peligrosa

Ficha Técnica

Título: Confesiones de una Mente Peligrosa
Título Original USA: Confession of a Dangerous Mind
Traducción: Confesiones de una Mente Peligrosa
Año: 2002
Director: George Clooney
Reparto: Sam Rockwell, Drew Barrymore, George Clooney.

 

confesiones-de-una-mente-peligrosa

¿De qué va?

 

La Película está basada en una novela supuestamente autobiografica de Chuck Barris (Sam Rockwell), un histórico productor y presentador televisivo de los años 60 Y 70 del siglo XX, época en la que creó y presentó programas como The Dating Game y The Gong Show (que llegó años después a España convertido en El Semáforo). Según la película, aprovechando los viajes y la libertad que le daba el programa, realizaba trabajos como asesino para la CIA.

 Por el camino conoce interesantes personajes como su prometida Penny (Drew Barrymore) o su reclutador Jim Byrd (George Clooney).

 Toda la película viaja alrededor de la extraña personalidad de Barris y sus problemas con los traumas de la infancia, así como su deseo y empeño en triunfar en la televisión.

 

¿Qué tal está?

 

Desconcertante. El guión de Charlie Kaufman (autor de Cómo ser John Markovich o El Ladrón de Orquídeas) y la puesta en escena de George Clooney (que también dirigió Buenas Noche y Buena Suerte) reflejan muy bien el caótico mundo de Chuck Barris pero por el camino exigen al espectador una atención especial y una suspensión de credulidad importante, ya que muchas de las situaciones son llevadas tan al límite que se acercan mucho a la parodia. Sin embargo, justo es decir, que es una frontera que no llega a traspasar, pero sí que deja en el espectador la duda de si lo que le están contando es real o un producto de la mente inestable del protagonista.

Yo debo confesar que a mí sí que me ganó; entré con facilidad en el juego que proponían guionista y director y disfruté de una historia compleja y llena de matices. Pero, como comento, no es una película fácil y requiere cierto tipo de complicidad del espectador.

(@oso170)

FacebookTwitterPinterestLinkedInWhatsAppCompartir

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *