El Refugio del Ocio y de los Ociosos

De Versión Original, Subtitulos y del Maltrato de las Televisiones

No te asustes, éste no es otro artículo buscando la polémica entre los partidarios del doblaje y los que abominan de él. Quizá debiera serlo, porque es un tema que suele encontrar reacciones exacerbadas, así como grandes dosis de debate, y eso es algo que siempre genera audiencia. Pero como, por desgracia, en Canal Osera aún no tenemos publicidad no necesitamos atraer visitas con ese argumento tan manido.

En realidad, este texto quiere tratar del enorme desprecio con el que las cadenas de televisión españolas tratan a sus espectadores, centrándonos en esta ocasión en el tema de la versión original y los subtítulos. Tiempo habrá en futuras entradas de tocar otros desprecios como la contraprogramación, la falta de respeto a los horarios o las pausas publicitarias.

Pero hoy quiero comentaros mi indignación con el tema de la versión original a raíz de una anécdota sucedida hace unos días. Estaba delante de la televisión justo cuando iba a comenzar Los Mercenarios 2. Era una película que no había vuelto a ver desde que fui al cine, así que pensé en quedarme un rato a verla de nuevo. Dado que vivo en una pequeña ciudad en la que encontrar una sala de versión original es más difícil que encontrar el anillo único cabalgando un unicornio, me gusta aprovechar los pases televisivos para poder recuperar las voces de los actores originales. Cual fue mi sorpresa al darme cuenta de que la pista de audio en inglés estaba varios segundo desincronizada con respecto a la imagen, una chapuza de máximo nivel. Pasados unos 10 minutos de película, durante los cuales pasé varias veces a la pista castellana y volví a la original para comprobar que todo seguía igual, quité la televisión definitivamente y me senté delante del ordenador donde compartí un tuit de indignación, tras el cual me hicieron recordar otras tropelías de la propia Antena 3 como no poner la pista en inglés en ninguno de los tres pases de la película Shoot’em Up (como me recordó el amigo Emilio Martín).

La anécdota de este, o estos, fallos técnicos nos sirve para presentar el escaso interés que tienen las cadenas de televisión hacia el publico al que le interesa la versión original y por supuesto la nula competencia de los organismos reguladores que no hacen hincapié en un tema tan importante en un país con las carencias con respecto a los idiomas que tiene el nuestro. Porque estos fallos puntuales se ven incrementados por unos subtítulos infames, con malas traducciones y que pueden aparecer o desaparecer según el día o el momento, incluso no es raro encontrarte con subtítulos de un programa completamente diferente al que está emitiendo.

Lo que no puede decirse es que sea un problema económico, sino de pura y simple dejadez. Me resulta imposible aceptar que unos megagrupos mediáticos con millones de beneficios anuales no puedan permitirse un equipo de 5 o 6 personas con los conocimientos necesarios para proporcionar subtítulos de calidad a sus programas extranjeros.

Otro argumento habitual es que la versión original apenas interesa, que somos 4 “frikis” los que la usamos. Es posible, no tengo datos sobre eso, pero es que a esos “frikis” los están empujando a la piratería. Si el otro día hubiera tenido verdadero interés en ver Los Mercenarios 2 en versión original apenas hubiera necesitado 2 horas para tener en mi ordenador una copia con gran calidad de imagen y unos subtítulos infinitamente mejores que los de Antena 3. Esos 4 “frikis” se han multiplicado desde la aparición de Internet. Antes no podíamos acceder a esos contenidos; ahora podemos y queremos y si las cadenas de televisión no los proporcionan ya hay quien lo hace.

mercenarios VOS

Marco (@oso170)

FacebookTwitterPinterestLinkedInWhatsAppCompartir

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *