El Refugio del Ocio y de los Ociosos

Desde la Biblioteca: 11/22/63

¿De qué va?

Jake Epping es profesor de inglés en una pequeña ciudad de Maine. En una de sus clases, un alumno escribe una redacción en la que describe cómo su padre volvió a casa borracho y mató a su madre y sus hermanos, salvándose él.

Poco después, Al, amigo de Jake y propietario de un restaurante, le hace una revelación: en el fondo del almacén ha descubierto una puerta que conduce al año 1958. Al le pide a Jake que viaje al pasado y continúe con la tarea que él empezó y no va a poder acabar: impedir el asesinato de Kennedy. Jake acepta el reto no sólo de evitar el asesinato de Kennedy sino de evitar que la familia de su alumno sucumba a martillazos.

Stephen-King_11-22-63

¿Qué tal está?

Cuando uno habla de que está leyendo un libro de Stephen King, cualquiera que haya leído alguno de sus éxitos tiene claro el estilo y temática de su narrativa. También tiene claro que hay veces que sus tramas se meten en tal berenjenal que luego cuando se produce el desenlace te deja frío.

 Pues este libro saca lo mejor de King no sólo de su lado más “oscuro” sino del de un buen escritor de relatos. Cuando empecé a leer este libro, me esperaba el típico libro de King. Pero he aquí que esta novela es de esas que te reconcilia con el autor y por lo que fervientemente recomiendo su lectura. Y la principal razón es que en el fondo estás leyendo dos libros en uno: Por un lado,  el del viaje en el tiempo para evitar el asesinato tanto de Kennedy como de la familia de su alumno. Pero por otro, una vez se establece en los años 50 , una maravillosa historia de cómo pasa los años hasta que le llega el momento de evitar el asesinato de Kennedy. Esta segunda historia es la que me atrapó y, para mí, es la principal por encima de los viajes en el tiempo y todo lo que ello plantea (el famoso efecto mariposa).

 Ambas líneas argumentales se cruzan pero sin estridencias. Y KING, a diferencia de otros libros que he leído, no ahonda en aspectos “sobrenaturales” relacionados con el viaje al pasado. Eso sí, tiene páginas en las que reconoces claramente que le estás leyendo , sobre todo al principio, y en el tramo final. Pero cuando se centra en la “otra historia”, te olvidas de que estás leyéndole y te sumerges de principio a fin en ella.

 He de reconocer que el libro es largo, muy largo, pero que a partir de cierto momento no me costó leerlo nada. Es capaz de crear los suficientes hilos argumentales que sostienen las dos historias principales y de jugar con ellos como sólo lo saben hacer los buenos escritores. También es verdad que hay ciertos momentos en que la historia se nota pesada (900 páginas dan para todo) pero en general , vale mucho la pena.

 Recomiendo a aquellos que perdieron la fe en King que se sumerjan en su lectura. Y espero que lleguen a disfrutar tanto como yo del libro. De hecho, me ha dado una pena tremenda que finalizase, me hubiera gustado continuar más. Creo que es el mejor halago que se le puede hacer a un libro.

 Como anécdota, me gustaría comentar que el final que aparece en el libro no es el que pensó en primer lugar. Fue su hijo el que una vez leído el libro le convenció para cambiarlo. Y doy fe de que el cambio valió la pena. Para el que al final lo lea y quiera saber cómo terminaba originalmente, lo puede leer en perfecto inglés en la propia web del autor.

(@hbolorin)

FacebookTwitterPinterestLinkedInWhatsAppCompartir

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *