El Refugio del Ocio y de los Ociosos

Desde la Biblioteca: El Libro de las Ilusiones

¿De qué trata?

David Zimmer, un escritor y profesor de literatura de Vermont, se pasa los días bebiendo y cavilando sobre el minuto aquel en que su mujer y sus hijos todavía no habían subido al avión que estalló. Una noche, por primera vez en seis meses, algo lo hace reír. El causante es Hector Mann, uno de los últimos cómicos del cine mudo. David escribe y publica un libro sobre Mann, un brillante y enigmático cómico nacido en Argentina, que hace sesenta años se desvaneció sin que se supiera nada más de él. Tres meses después, Zimmer recibe una carta de una mujer que afirma ser la esposa de Hector Mann, y lo invita a verlos, a ella y a su marido, en Tierra del Sueño, Nuevo México.

¿Qué tal está?

Cuando uno se acerca a una novela con unas expectativas altas, pueden pasar tres cosas: Que esas expectativas se cumplan , que no se cumplan o que se cumplan en algunos aspectos y no en otros.

En mi caso, este primer acercamiento al universo de Paul Auster venía precedido de unas expectativas altas en todos los sentidos. De entre los libros que me recomendó una muy buena amiga y ávida lectora de Auster, decidí empezar por éste. Había leído críticas y opiniones y parecía que era un libro genuinamente “made in Auster”. Así que me puse a la faena.

el-libro-de-las-ilusiones-paul-austerEn el lado positivo, el libro se lee con una facilidad pasmosa. No es de esos libros que te cuesta pasar páginas. La forma de narrarlo y la propia historia te va llevando página a página y casi sin darte cuenta, estás casi terminando. Tiene una forma de escribir muy simple, muy lineal, sin frases ni ideas rebuscadas y eso se agradece. Y determinadas situaciones que describe, sobre todo de la historia de Hector Mann, son tan curiosas que no tienes más remedio que continuar a ver por dónde va todo.

Sin embargo, en el lado negativo está una característica que por lo que parece es propia de Auster: Una narrativa tipo muñeca rusa. Es este caso, empieza narrando la historia de David Zimmer pero dentro de esa historia pasa a narrar la historia de Hector Mann y a su vez dentro de ella, narra con todo lujo de detalles dos de sus películas. En realidad, es como si estuviésemos leyendo tres libros diferentes. Y es precisamente en estos cambios bruscos donde se me hacía rara la lectura. Porque en un momento dado ya no sabes qué te está queriendo contar. Y la descripción de dos de las películas para mí cortan el desarrollo del relato y de hecho la segunda de ellas me la salté entera, no le veía el sentido a leerla.

En general, el libro me ha gustado, lo he leído en relativamente poco tiempo pero  no me ha maravillado como yo esperaba. Quizás el problema haya estado en plantearme unas expectativas previas en vez de partir de cero y dejar que el propio libro me las cree.

(@hbolorin)

FacebookTwitterPinterestLinkedInWhatsAppCompartir

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *