El Refugio del Ocio y de los Ociosos

Love, Pain, Love: Momento Teatral

Ficha Técnica

Título en España: Love, Pain, Love
Director : Angel Martín , Ricardo Castella
Actores Principales: Angel Martín, Ricardo Castella

¿Qué Cuenta?

La vida de Ryan es perfecta: encontró el amor, ¡es feliz! Atrás quedaron sus exnovias psicópatas, que le abandonaron, una tras otra. Es su defecto, no puede evitarlo: le gustan las raras. Pero esta vez será distinto. A Natalie la acaban de abandonar. Otra vez, como siempre. Si siempre te dejan… ¿es sólo mala suerte? Empieza a plantearse que hay una fuerza superior: una terrible maldición gitana.

¿Cómo está?

Si eres fan de esos dos cómicos, deja de leer,¡¡¡ YA, DEJA DE LEER YA!!! Te aviso, luego no te quejes.

Love Pain Love en Canal OseraSi tuviera que resumir en una frase qué me pareció la obra sería: Decepción absoluta. Lo siento, pero no me gustó nada; a mí y a parte de la sala que abandonamos la obra antes de tiempo. Una pena. Eso sí, va a tener el dudoso gusto de ser la única obra de teatro/cine a la que he ido y de la que me he salido antes de tiempo.
Reconozco que a la gente que el humor de Ángel Martín le haga gracia, quizás le encuentre el gustillo a la obra. Pero yo no se lo encontré. Empezaron con mal pié , ya que el comienzo se retrasó más de media hora según ellos porque no terminaba de funcionar todo el aparataje que traen consigo para tocar la música. Y es que, todo hay que decirlo, tiene mucho mérito que entre ellos dos se trabajan toda la música del espectáculo.
La obra comienza bien, los primeros 10 minutos en las que te ríes con lo que cuentan y en los que te describen qué es lo que vas a ver y te hacen una “demo” de cómo tocan. Es cierto que te avisan de que es un musical así que ya sabes lo que hay.
Pero a partir de ahí, ni la historia ni el desarrollo te atrapan. Yo creo que de tan originales que quieren ser se saturan. El que hagan ellos todos los personajes está curioso al principio, tiene su gracia pero ya. Las letras de las canciones, pues bueno, tiene su ironía pero para nada gracia. Y llega en momento en la que ya no se oyen risas, ni en esos momentos en los que los actores se paran como esperando risas. Nada, ni una. Yo llegó un momento en el que me perdí, literalmente. No sabía qué diablos me estaban contando y claro, si te pierdes ya no tienes nada que hacer. Aún así aguanté por si acaso la obra remontaba pero nada. Llegó un momento en que no sabía porqué cantaban, qué personaje era quien y porqué estaba allí sentado. Así que en ese momento, es cuando decidimos mi mujer y yo salirnos porque nos cerraban el metro y no era plan de tener luego que coger un taxi.
Una pena porque mis expectativas eran otras. Aún siendo un musical esperaba otra cosa, algo con más sentido. Quizás me influyó el hecho de que vi a Ángel Martín haciendo un monólogo en otro teatro y me lo pase teta. Me reí mucho. Pero esta vez nada.
Por destacar algo positivo, la música. Se lo curran mucho y la verdad es que tocan muy bien. Sentí un poco de envidia por todo lo que tenían montado, ya me gustaría a mí tenerlos en casa (y tener espacio para tenerlo).
En resumen, pues que o eres muyyyyyy fan del humor de Ángel Martín y Ricardo Castella o si no gasta el dinero en otra cosa. Poco más …

(@hbolorin)

Share

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *