El Refugio del Ocio y de los Ociosos

Un Día en: El Parque de Atracciones de Madrid

Lugar: Parque de Atracciones de Madrid.
Dirección: Casa de Campo de Madrid.
Fecha: Finales de Junio, entre semana.
Asistentes: 3 Adultos y 3 niños de 11,10 y 6 años.
Clima: Nublado, húmedo y fresco.

El hecho de tener familia en Madrid nos hace ir de visita al menos una vez al año, y el gusto que tenemos por los parques de atracciones nos ha llevado a visitar los que hay alrededor de la capital, especialmente el Parque Warner y el Parque de Atracciones. Este año la familia Osera fuimos acompañados por un adulto y dos niños más, así que preparaos para un repaso al parque, más basado en el disfrute de los pequeños que en el de los adultos.

El primer consejo que habría que dar a quien desee visitar el Parque de Atracciones es no comprar la entrada en taquilla; normalmente por Internet se pueden encontrar buenas ofertas e incluso, si conocéis a alguien en Madrid, a veces se pueden encontrar ofertas aún mejores. Nosotros encontramos una de estas ofertas cuando estuvimos hace dos años y la entrada nos salió prácticamente a mitad de precio. En esta ocasión no tuvimos tanta suerte, pero sacándola con tiempo para un día concreto conseguimos un descuento apreciable.

Una ventaja del Parque de Atracciones sobre otros parques temáticos es que el aparcamiento es gratuito; aunque suele haber gorrillas, están bastante organizados y con un euro te los quitas de encima. Si vais de fuera a pasar el día es aconsejable llegar pronto, a la hora de apertura, porque por la tarde suelen acudir los que tienen pase de temporada y aumentan mucho las colas en las atracciones.

Nuestro viaje empezó con dos aparentes malas noticias. El tiempo no acompañaba, ya que estaba muy nublado y fresco, pero resultó ser incluso agradable ya que no nos molestó el calor y no íbamos interesados en las atracciones acuáticas, que no son lo fuerte del Parque, aunque hay varias. La segunda contrariedad fue encontrar el aparcamiento lleno de autobuses de chavales que, nos temíamos, convirtieran nuestra estancia en una eterna cola. Pero afortunadamente los ocupantes de los autobuses eran mayoritariamente adolescentes cuyos intereses no coincidían con los nuestros.

Pero vamos a lo que interesa, las atracciones. Este año 2014 el Parque de Atracciones de Madrid presenta su nueva zona infantil de Nikelodeon. En honor a la verdad la zona no era enteramente nueva, de hecho eran las mismas atracciones que había antes tras un proceso de lavado de cara y restauración para agregar los personajes de las series de Nikelodeon. Así, la tienda que había en la zona se convierte en monográfica de Bob Esponja, los autos de choque son ahora de los Rougats, los aviones ahora lucen a los Padrinos Mágicos… y así sucesivamente. También han añadido una zona para fotografiarse con los personajes secundarios de Bob Esponja y una gran piña para fotografiarse con el protagonista.

La única novedad real es una pista de conducción con un pequeño circuito urbano para niños con una especie de mini Karts autónomos, con el acierto de tener una zona aparte para los niños más pequeños. La zona infantil está muy bien, el lavado de cara le ha sentado de maravilla porque ahora todas las atracciones parecen nuevas. Además, está bastante protegida del sol por unos árboles altos y frondosos y con la remodelación han montado un restaurante de comida rápida con cierta variedad (hamburguesas, pizzas, nuggets y bocadillos). Si visitas el parque con niños pequeños es muy probable que no abandones esta zona.

Pero como nosotros tenemos un pequeño adicto a la velocidad, y además hemos encontrado algunas atracciones adecuadas para el público infantil fuera de la zona de niños, os vamos a comentar algunas.

TNT es una montaña rusa no excesivamente fuerte construida a imagen y semejanza de El Tren de la Mina de los parques Disney. Pese a ser para casi todos los públicos (a partir de 1.05 de altura) dos de los peques que venían con nosotros, el de 6 y el de 11, al no estar acostumbrados a la velocidad, no se lo tomaron demasiado bien. Aconsejamos llevar primero a los niños a una mini montaña rusa que hay en la zona infantil. (Aunque ésta da más golpes en las curvas; el TNT tiene más caídas pero es más suave).

Justo en el centro del parque encontramos La Jungla, una atracción ideal para descansar ya que consiste en un paseo en balsa por una selva llena de personajes animatrónicos. El estado de la atracción es penoso y necesita una remodelación, hay robots a los que le faltan partes o que no funcionan correctamente, pero como decía, puede ser un rato de descanso.

La Cueva de las Tarántulas es una divertida atracción en la que viajamos en un carrito armados con una pistola por una cueva llena de arañas de diversos tamaños a las que hay que ir disparando; al final del viaje puedes ver un marcador con tu puntuación. Se echa en falta un marcador en el mismo coche como sí que hay en otras atracciones similares de otros parques.

También de disparar es el Desperado, en el que, subidos a unos caballos o carros, disparamos a personajes que van apareciendo en pantalla. Aquí sí tenemos marcadores individuales y es aún menos agobiante que las tarántulas.

Hay otras atracciones interesantes, pero más habituales, como son Las Sillas Voladoras, El Carrusel,  o el Cine 4D (con Bob Esponja de protagonista).

En la parte de los adictos a la adrenalina el Parque cuenta con gran número de montañas rusas y atracciones de ese tipo, pero el que esto escribe es poco aficionado a esas aventuras y carezco de información de primera mano para reseñarlas.

Nickelodeon-Parque-de-Atracciones-de-Madrid

Bob Esponja ha tomado el Parque de Atracciones de Madrid

(@oso170)

FacebookTwitterPinterestLinkedInWhatsAppCompartir

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *