El Refugio del Ocio y de los Ociosos

Unos Días en: Un Balneario

Hemos tenido una experiencia verdaderamente grata, al experimentar por tres días la diversión de un Balneario. Nos fuimos el lunes 30 y estuvimos hasta el 3 de julio.

Con ello hemos podido observar que las personas de la tercera edad, en absoluto se recluyen, sino que no sólo se integran entre sí y en la sociedad, sino que participan activamente de todas las actividades del establecimiento. Es muy grato ver a cinco mujeres de edades avanzadas haciendo una partida de Petanca entre ellas. Ver como se entregan a las clases de baile ellos y ellas, de gimnasia y cualquier cosa que les haga divertirse, ver y oir en las tiendas, diciendo, “esto para mi nieta”, “¿Le gustará a Pablito?” …

Al estar enclavado en un monte con pinos de más de 40 mtrs. de alto, los paseos tanto matutinos como vespertinos te llenan los pulmones de algo llamado aire puro, que normalmente no se respira. Y ver como las ardillas bajan de los arboles de menos de un metro, como a saludarte.

Repito una experiencia que me han enseñado cosas diferentes. Y demostrado que los años sólo son escalones no metas.

Balneario-osera

 

ANTO Y MARI

FacebookTwitterPinterestLinkedInWhatsAppCompartir

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *