Saludos excursionistas y bienvenidos a un debut, un nuevo proyecto dentro de La Osera: Enemigos Íntimos.

¿Y por qué este título? Pues porque el núcleo neurálgico de este equipo lo componen Antonio Vuarnet y Marco Osera, que en twitter se caracterizan por discutir mucho y casi de cualquier tema. Hay gente que incluso piensa que se llevan mal y nada más lejos de la realidad. Así que aquí tenéis la prueba en vivo y en directo de que del odio al amor hay sólo un paso.

Para comenzar esta andadura, Marco y Antonio se han decidido por un tema de rabiosa actualidad como son dos de las series que Netflix ha añadido a su parrilla recientemente. Recordad que aquí os ponemos en texto parte de lo que han comentado por si os gusta la lectura, pero no hay nada como escucharlo por boca de sus protagonistas en el vídeo de youtube que hemos grabado.

Series de Netflix Maniac y El Príncipe Dragón, comentada por Enemigos Intimos #Netflix #series

Serie de Netflix: Maniac

Es una creación de Cary Joji Fukunaga, que pegó muy fuerte hace unos años con la primera temporada de True Detective, para HBO, en la que no sólo dirigió sino que también escribió todos los episodios de la temporada. Esto junto con el renombre de los actores que iban a participar la verdad es que creó una gran expectación respecto de este estreno.

Los actores no son ni más ni menos que Emma Stone y Jonah Hill, no sólo muy buenos actores sino que últimamente están muy en el candelero. La primera viene de La La Land (y puede que no sea casualidad que Netflix acaba de subirla también a su plataforma), y el segundo, aparte del Lobo de Wall Street en su parte más dramática, también viene de un montón de comedias alocadas.

El caso de Jonah Hill es curioso porque sí que es cierto que parecía un poco encasillado en la comedia y daba la impresión de que quería demostrar sus dotes interpretativas en otros registros y parece que lo va consiguiendo porque vuelve a mostrar su faceta más seria en esta serie Maniac. Además, hay que destacar también lo irreconocible que está.

Emma Stone por su parte se aleja de la imagen de niña mona y angelical que mostraba en La La Land, lo que también se agradece.

De momento parece que la serie ha gustado y mucho a Antonio. No sabiendo nada más que el creador y los actores, que ya generaban altas expectativas, pero sin conocer nada de la trama ni el tono que iban a presentar, la sorpresa es muy gratificante, tanto a nivel técnico como guión y por supuesto los actores… desde luego ya muestran unos mimbres que prometen bastante.

A Marco, por su parte, el piloto le dejó muy frío. Le recordó mucho al piloto de Legión, donde sólo ves a locos haciendo locuras y engañando al espectador o por lo menos no dejando nada claro al espectador por dónde quieren ir. Esa forma de proceder no es del agrado de Marco, ya que él prefiere el tratamiento de la locura que hace Terry Gilliam en películas como 12 monosEl rey pescador Brazil. El segundo episodio que repite lo mismo que el primero pero desde otro punto de vista le deja un poco igual y tampoco le acaba de convencer pero sí reconoce que toda la parte técnica parece tan buena que le va a dar oportunidad viendo el tercer capítulo. Si en ese siguen con la misma tónica de «tú ve pensando lo que quieras que al final yo te daré la explicación que me dé la gana» lo dejará estar.

Tal vez la serie se está esforzando en los primeros capítulos por dar al espectador un contexto y crear una especie de mundo no sabemos si futuro que a lo mejor sólo hay que darle una oportunidad para que aterrice y centre un poco el tiro. Al fin y al cabo lo que está mostrando es una distopía futurista, un mundo alternativo con mucha tecnología y cosas cotidianas, una ciencia ficción realista pero al mismo tiempo metafísica cruzando sueño con realidad.

La tecnología por su parte parece que engaña un poco. No está claro si se pretende que los ordenadores dominen el mundo porque de momento parecen muy en segundo plano y bastante retro.

¿De qué va?

Trata de dos personas que tienen problemas mentales y sobre todo afectivos y que van a coincidir en un estudio farmacéutico muy extraño.

Puede que el hecho de que se hayan presentado voluntarios para experimentar con un producto farmacéutico nuevo va a dar mucho juego. El caso es que ya se deja entrever que hay algo más en esa presentación, en por qué van ahí.

Esperemos que, siguiendo la narrativa que tiene Netflix en otras series, tenga tres o cuatro episodios de presentación de personajes y de contexto del mundo donde se desarrolla la trama y que luego habrá realmente un nudo y un desenlace interesantes… si Marco tiene paciencia para aguantar hasta ese momento.

Han prometido que va a ser miniserie, por lo que si cumplen lo que prometen no tendrá continuación ni estirarán el chicle.

Serie de animación de Netflix: El Príncipe Dragón

Serie infantil-juvenil, eso sí, juvenil para poco exigentes.

Viendo el piloto, sí parece interesante el mundo que te presentan pero no cómo lo presentan. Es una serie que empieza con un montón de tópicos sobre razas enfrentadas, los humanos con razas mágicas, donde aparece la ya manida magia oscura. El continente se separó y nos cuentan la historia del reino de los humanos y el de los elfos que están enfrentados.

Lo mejor que tiene esta serie es todo el componente visual: el diseño de las armaduras, de los personajes, del castillo está muy cuidado. El problema es que luego la animación se la han encargado al estudio más barato y además le han recortado precio. Así que nos encontramos con la peor animación que hemos visto en televisión, de hecho recuerda a la serie Flash del 2000 con fotogramas estáticos sin transiciones entre ellos ni movimiento por lo que ves saltos muy bruscos constantemente que desesperan a estas alturas.

Antonio aun así sugiere que le deis un oportunidad ya que si la aguantas unos capítulos te acabas encariñando con los personajes y queriendo saber qué pasa a continuación, aunque hemos de reconocer que eso te puede pasar con cualquier serie que veas por muy mala que sea, si la sigues le coges cariño a los personajes.

Por otro lado, también se equivocan en lo ambicioso de la trama porque el reino que nos presentan es el reino de los hombres, con el Rey de todos los Humanos y el Gran Brujo, y luego son cuatro gatos, prácticamente sin soldados, donde nadie se entera de nada. Si no puedes sacar 100 soldados se debería haber presentado una trama más ligera, que la trama hubiese ocurrido en un castillo de la frontera y por eso hay poca gente, por ejemplo, no el gran castillo del rey de todos los hombres. Es absurdo que estén a punto de ser invadidos y el rey esté paseando por el palacio como si nada. Es cierto que al ser una serie infantil hay partes de la trama que se perdonan como la mascota puñetera, el niño metomentodo… pero la parte de ambición no, porque incluso para un niño puede quedar ridículo.

Con esto que comentamos, entonces, ¿qué es lo que Antonio ve que puede ofrecer esta película? Pues lo más interesante que encuentra es que las armaduras son una pasada, los diseños de las armaduras humanas son muy chulos, así como los diseños de los elfos que recuerdan mucho a Warhammer, a los famosos Eldar, o incluso a los elfos del Señor de los Anillos. También resulta interesante el hecho de que haya una magia oscura prohibida que nadie toca y con la que, por supuesto, el mago de la corte coquetea y tiene una hija que parece que vaya a ser el interés romántico y, para nada, es de hecho discípula de la magia oscura lo que la hace muy interesante.

También podéis encontrar la crítica en Youtube

Como no podía ser de otra forma, todo lo que hemos comentado y mucho más lo puedes ver y así poner cara a cada uno de los protagonistas en este vídeo que hemos preparado para vosotros. Os recordamos que nos encantaría saber de vosotros a través de cualquier red social, incluso itunes porque ya sabéis que aunque otros programas tengan más oyentes o espectadores nosotros tenemos a los mejores.

Nos leemos la próxima vez que salgamos del cine, aunque sea de casa, y hasta entonces… ¡Sed Felices!

 

También puedes escuchar Los Pilotos de Netflix: Maniac y El Príncipe Ladrón en Ivoox.

Canal Osera (@CanalOsera)

 

Share